miércoles, 6 de mayo de 2015

Los argumentos “definitivos” del dogmático: el desprecio, la descalificación y, si no basta para doblegar al adversario, el insulto. Tardamos demasiado en encontrar la única respuesta razonable: el silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario