domingo, 24 de mayo de 2015

En un mundo absorto en el ejercicio del poder a cualquier precio, conviene hacer un último gesto de libertad: elegir el anonimato, guardar silencio. Algunos, hombres de su tiempo al fin, no lo entenderán. Otros, acaso los mejores, pagarán el precio establecido sin sentimiento de culpa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario