jueves, 21 de mayo de 2015

Deberíamos empeñarnos en evitar a los otros, cada vez, el más mínimo dolor. Porque nunca sabemos si volveremos a verlos.

2 comentarios: