martes, 12 de mayo de 2015

Cualquiera que se vea acorralado por la vida en un callejón sin salida sabe que tiene dos posibilidades: dejarse acuchillar contra la tapia o repeler el ataque, entregarse o combatir. Nadie sabe a priori qué camino elegirá. Como el hombre necesita de mitos para magnificar la vida, que tantas veces se le aparece como una cosa chata y sin alicientes, tiene más prestigio la respuesta heroica, pero no siempre trae consigo la salvación. A veces, bajar los brazos hace que el enemigo se confíe y deje una hendidura por la que entra la porción exacta de aire que reclamaban los pulmones del agredido o que descubra un flanco por el que escapar. Cuánta divagación. El sufrimiento no es una medalla para exhibir en el pecho, salvo que uno sea estúpido, sino un elemento ineludible de la condición humana. Lo sustancial es no rendirse.

1 comentario:

  1. A veces, cuando uno cree que el callejón es sin salida, resulta que mirando hacia atrás,
    hay un huequecillo , y sales, a otro lugar, pero sales.

    ResponderEliminar