lunes, 25 de mayo de 2015

Bajo los párpados, desde que el mundo es mundo, late su magia una ola infinita. La veo aproximarse como un barco de papel hasta la orilla y me dejo mecer en su fragilidad. Con alegría. Sin temor a morir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario