viernes, 3 de abril de 2015

No puedo dar la espalda a dos o tres luceros que me guían desde la juventud. Han hecho cauce en mi carne. Parece poco, dos o tres, pero sostienen el edificio de una vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario