jueves, 16 de abril de 2015

No le vuelvas la cara. Si no llega a destruirte, es un manantial del que también puede brotar el agua de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario