lunes, 6 de abril de 2015

No abones la tierra de la que ya no puede brotar el fruto que esperabas. Déjala descansar. Quizá un día te sorprenda su fertilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario