sábado, 4 de abril de 2015

Las manos se despeñan como pájaros heridos al desprenderse de una espalda. Muchos años después, el roce inesperado de un recuerdo abre la cicatriz por la que brota un líquido que ya no es sangre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario