martes, 28 de abril de 2015

Engañarse en la vejez es tan absurdo como olvidar la infancia o renegar de lo vivido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario