martes, 17 de marzo de 2015

El mar, de pronto, es acero fundido que se abre paso en mi carne y resucita las heridas. Para curarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario