jueves, 19 de febrero de 2015



Entre el dolor intenso del alma y el placer devastador que arrastra el cuerpo a una sima profunda hay una semejanza insólita, como un encuentro en la raíz del sentimiento, un misterio que se refleja en la exacta expresión que toma por unos instantes el rostro de quien experimenta esas sensaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario