viernes, 13 de febrero de 2015



Hay hombres que dedican su vida a forcejear por instalarse en la renuncia. Me pregunto si el fulgor de la felicidad alcanza a los pocos que lo consiguen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario