martes, 13 de enero de 2015



Nada está predeterminado. Ni siquiera el momento en que se apaga una mirada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario