sábado, 31 de enero de 2015



El tiempo de la dicha se evapora como el agua entre los dedos. El de la desgracia se regodea en la lentitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario