miércoles, 21 de enero de 2015



No vuelvo a dejar la ropa usada en el portal. Esta mañana he negado una limosna a un mendigo que se cubría con el jersey marrón que me ha acompañado durante veinte años. Era un hombre delgado, como yo. Se parecía como una gota a otra al que no puedo dejar de ser de vez en cuando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario